Todas las candidaturas

Pablo González

El período de votación de esta edición ya terminó.

Pablo González es un periodista y politólogo vasco especializado en la información de la órbita exsoviética. Mientras informaba sobre el Dombás, fue acusado de "prorruso" por los servicios secretos ucranianos e invitado a abandonar el país. De vuelta a Polonia, cubría la llegada de refuxiados ucranianos cando fue detenido y retenido durante cuatro días sin asistencia legal por la intelixencia polaca. Actualmente se encuentra en la cárcel de Rzeszów, acusado de un delito de espionaje.

Pablo González es un periodista y politólogo vasco, aunque nació en Moscú por consecuencias derivadas de la Guerra Civil española.Con estudios de filología eslava y seguridad internacional, lleva una década cubriendo la información de Rusia y de las antiguas repúblicas soviéticas desde distintos medios como la agencia EFE, La Sexta, Público o Gara. Entre sus coberturas destacan conflictos como el del Dombás y el de Nagorno-Karabakh. Es director y cofundador del digital Eulixe y miembro del grupo de investigación GeopolitikaZ, ademáns de doctorando en la Universidad del País Vasco. 

González estaba cubriendo el conflicto entre Rusia y Ucrania en el Dombás cuando el pasado 6 de febrero fue interrogado por los servicios secretos ucranianos, que lo acusaron de "prorruso" y lo instaron a abandoar el país en un plazo de tres días, aunque nunca se llegó a cursar una orden de expulsión. A recomendación de su abogado, regresó a España, pero con la entrada de las tropas rusas en Ucrania voló a Polonia, donde está afincado, para informar desde la zona. Sólo dos días después de su llegada, el 28 de febrero, llamó a su familia desde Rzeszow, donde estaba cubriendo la llegada de refugiados ucranianos, para comunicarle su detención por agentes de la Agencja Bezpieczeństwa Wewnętrznego, a Axencia de Seguridade Interior polaca, uno de los servicios secretos del país. 

Desde entonces, Pablo González pasó cuatro días sometido a interrogatorios, sin ningún tipo de asistencia legal ni consular y sin que su familia o amigos pudieran contactar con él, una situación que varias voces denunciaron como contraria a la Carta de Derechos de la Unión Europea. La única información sobre él fue que estaba acusado de actuar "en contra de los intereses polacos", sin que se conocieran los cargos, su paradero o su estado de salud. Finalmente, el 3 de marzo, el Consulado de España en Polonia avisó a su abogado de que se encuentra en prisión provisional en la cárcel de Rzeszów, acusado de un delito de espionaje en virtud del artículo 130.1 del Código Penal polaco. 

Numerosas organizaciones de periodistas de todo el mundo, entre ellas la Red de Colegios Profesionales de Periodstas, reclamaron a Polonia su inmediata liberación.

Los textos aquí recogidos pertenecen a las candidaturas presentadas al Premio. Los organizadores no comparten, necesariamente, su contenido.